SIGNUP FOR E-MAIL UPDATES

Derechos indígenas a la tierra: Una solución efectiva y de bajo costo ante el cambio climático, y justo a tiempo

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en París el año pasado, los gobiernos del mundo acordaron trabajar para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de dos grados Centígrados. El acuerdo trató de abordar un problema claro y urgente: En los últimos 150 años, las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera han aumentado en un 40 por ciento. Dos veces más CO2 se agregó a la atmósfera en los últimos cincuenta años que en los cien anteriores, poniendo nuestro planeta en grave riesgo.

El Acuerdo de París entró oficialmente en vigor hoy, 4 de noviembre. Ahora viene la parte difícil: ponerlo en acción. Una acción real significará quemar mucho menos combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas. Pero el cambio de nuestros sistemas energéticos para reducir la contaminación por carbono no es suficiente. Para cumplir con los objetivos de París a tiempo, también tenemos que proteger y restaurar nuestros bosques para que puedan capturar mucho más CO2 fuera de la atmósfera. Si no lo hacemos, será prácticamente imposible reducir nuestro uso de combustibles fósiles lo suficientemente rápido como para mantener nuestro clima estable.

Es fácil prever una situación en la que llegaremos a un punto de inflexión en el que los cambios en el clima interactúan unos sobre otros en una espiral fuera de control. De hecho, si seguimos aumentando los niveles de CO2 a la tasa actual, alcanzaremos el umbral de dos grados en sólo 20-25 años. No podemos permitir que eso suceda. Necesitamos ganar tiempo mientras cambiamos las políticas, hacemos la investigación y hacemos las inversiones que pueden detener y, en última instancia, revertir las crecientes temperaturas.

Y ahí es donde entran los bosques: Un estudio reciente del El Woods Hole Research Center (WHRC) concluyó que si paramos la deforestación y logramos la restauración de los bosques, podemos extender el plazo para abandonar los combustibles fósiles en diez o quince años. Aún nos quedarían unas pocas décadas para la transición de los combustibles fósiles a las renovables, pero el tiempo extra podría marcar una diferencia real.

Texto original: World Resources Institute www.wri.org Texto original: World Resources Institute www.wri.org

Una solución eficiente y económica

Los pueblos indígenas y otras comunidades rurales tradicionales manejan una gran parte de los bosques y tierras tropicales del mundo. Pero muchas de esas comunidades carecen de derechos formales a esas tierras, lo que les hace mucho más difícil defender sus bosques de personas que buscan destruirlos y utilizarlos con fines de lucro. Ayudando a estas comunidades a asegurar los derechos de propiedad y manejar bien los bosques, podemos ayudar a reducir las emisiones de CO2 y eliminar el carbono de la atmósfera, lo cual desacelera el cambio climático de dos maneras a la vez.

Un estudio reciente del World Resources Institute (WRI) muestra que las regiones amazónicas de Bolivia, Brasil y Colombia, en territorios donde los pueblos indígenas tienen títulos sobre su tierra, las tasas de deforestación son de dos a tres veces más bajas que en áreas con bosques similares pero donde las comunidades carecen de títulos. WRI estimó que los beneficios totales del cambio climático derivados de proporcionar derechos de propiedad seguros a los territorios indígenas en estos tres países estaban entre 25 y 34 mil millones de dólares, equivalentes a sacar de circulación entre 9 y 12,6 millones de automóviles por un año.

El mismo estudio señala que el costo de proporcionar una tenencia segura para las comunidades forestales fue sorprendentemente bajo, oscilando entre $ 6 por hectárea en Colombia a $45 por hectárea en Bolivia y $68 por hectárea en Brasil. Eso es menos del uno por ciento de los beneficios totales estimados, y mucho menos que el costo de muchas otras opciones climáticas. Por lo tanto, asegurar los derechos para las comunidades forestales no es sólo una solución climática eficaz, sino que también es rentable. Es claro que este enfoque barato y potente de la lucha contra el cambio climático es lo que el mundo necesita ahora, sin embargo, no ha recibido la atención que merece.

En las fronteras de la lucha contra el cambio climático

En las fronteras de la lucha contra el cambio climático, el bienestar de los bosques hace una diferencia para toda la gente del mundo, tanto si vivimos en una tierra boscosa o lejos de ella. Así que mientras usted probablemente nunca conoció a Sonia Bone Guajajara, el futuro de sus hijos puede depender de ella. Sonia es profesora, auxiliar de enfermería, madre de tres hijos y directora de la Asociación Brasileña de Pueblos Indígenas (ABPI).

En su aldea amazónica en Arariboia, la supervivencia de la comunidad depende de las selvas tropicales circundantes. Sonia las defiende incansablemente, y ella y su comunidad son sus mejores guardianes. Así que cuando Sonia y sus compañeros activistas luchan por garantizar los derechos de la tierra para proteger sus bosques, no solo lo hacen por su propio bienestar. Sus acciones benefician a todos nosotros.

Si los pueblos indígenas nos apoyan, debemos apoyarlos también. Podemos donar dinero a organizaciones indígenas y sus aliados, y pedir a nuestros funcionarios gubernamentales que respalden los esfuerzos de cambio climático que fortalecen los derechos de las tierras comunitarias y la ordenación forestal. Y podemos protestar cuando los activistas indígenas son asesinados o encarcelados por defender el medio ambiente. El año pasado, Global Witness estimó que más de 185 activistas ambientales fueron asesinados en todo el mundo, y que el 40 por ciento de ellos eran indígenas. El país de Sonia, Brasil, tenía 50 activistas asesinados.

Estamos peligrosamente cerca del borde. Cambiar el sistema energético global no será fácil. Llevará tiempo, y no tenemos mucho de sobra. Afortunadamente, como muestran las investigaciones de organizaciones como WHRC y WRI, hay una forma inteligente y accesible para que podamos dar un paso atrás desde el borde en el que nos encontramos. Activistas como Sonia, y comunidades forestales como la suya, pueden ayudar a que esto suceda. Vamos por ello.

Topics